A las puertas del mes de junio y sin nada mejor que hacer que mirarme el ombligo y revisar mi correo repleto de invitaciones y anuncios publicitarios, decido que ya está bien de marcarme fechas en un calendario ideal y postergar hasta el infinito la más elemental de mis acciones. Instalados en esta especie de...