El hombre que trabaja se ocupa de si mismo con la mira puesta en algún fin que no está en su posesión, mientras que la felicidad, a la que se llega por el ocio, es un fin perfecto, que todos los hombres creen está acompañado de placer y no de dolor.

Aristóteles, Política, VIII, 3,1338a 1-6

Por falta de sosiego, nuestra civilización desemboca en la barbarie. En ninguna época se ha cotizado más a los activos, es decir, a los desasosegados. Cuéntase por tanto entre las correcciones necesarias que deben hacérsele al carácter de la humanidad el fortalecimiento en amplia medida del elemento contemplativo.

Friedrich Nietzsche, Humano demasiado Humano.

De la ópera que he oído esta tarde, tan maravillosamente cantada, del concierto tan soberbio que he oído esta noche ¿qué queda? ( me dices tú, amiga, como un reproche). Queda que yo los he asimilado con mi espíritu a mi cuerpo, y me he llenado todo de ello, hasta la última molécula cóncava de mi ser; queda que lo he hecho mío y ello me ha dado tanto como me puede dar la esperanza, la caridad y la fe; queda que yo soy mejor por ello; queda que yo he centuplicado por ello mi vida.

Juan Ramón Jiménez, Historias y Cuentos.

Ver implica pensar

Arnheim, El pensamiento visual.

El arte no reproduce lo visible, sino que hace lo visible.

Paul Klee, Confesión creativa.

 

Febrero es el mes de la mayor cita del arte contemporáneo en Madrid. La feria de arte más prestigiosa del país regresa este mes con Finlandia como país invitado en el nuevo programa Focus y cierto optimismo tras conocerse la noticia de la bajada del IVA para la adquisición de obras de arte.  Pero si pensábamos que tendríamos suficiente con las 217 galerías de 23 países que ARCO recibe en esta edición otras 3 ferias de arte -estas sí de menor envergadura-, ampliarán la gama de opciones de una capital que, aún en contra de los tiempos, quiere presumir de vitalidad y presencia en este ámbito a nivel internacional. Siguiendo el ejemplo de otras ciudades desde hace unos años vienen sucediéndose estas ferias más modestas que, aprovechando el tirón de ARCO para atraer a coleccionistas y profesionales extranjeros, apuestan por ofrecer alternativas más económicas vinculadas a la creación emergente.

Pero si bien es cierto que ARCO -junto a Art Madrid, JUSTMAD5 y JÄÄL PHOTO- constituyen eventos con una clara vocación comercial, y que gran parte de su éxito recaerá en su potencial para atraer al coleccionista extranjero aún cuando se realicen esfuerzos por incentivar el coleccionismo en una sociedad que sigue valorando el arte como una cuestión ajena al común de los mortales, pocos eventos como estos tienen la capacidad de reunir en una misma ciudad y en una fecha concreta tal cantidad de propuestas artísticas. A falta de bienales las ferias son en España una oportunidad única para profesionales y público en general. Artistas, galeristas, comisarios, críticos de arte y demás profesionales del ramo acuden a unas citas que propician el encuentro, el descubrimiento de nuevas propuestas artísticas, la consolidación de otras, el debate y, como no, también la polémica.

Para el público no profesional las ferias de arte contemporáneo representan la ocasión perfecta para tomar el pulso a la actualidad artística internacional. Si bien es cierto que el fin último de estos eventos está relacionado con su vocación comercial, no debemos perder de vista el hecho de que se trata de acontecimientos artísticos, con toda la relevancia que desde este blog otorgamos a los mismos. Y si el resto del año tenemos a nuestro alcance la programación de las galerías madrileñas -escasamente visitadas- y la red de museos y centros culturales de entidad pública, la mayor aportación de una semana como la que recién comienza es su capacidad de traernos a la ciudad el arte de medio mundo.

No obstante a lo que consideramos a estas alturas como una obviedad -que el arte no constituye un patrimonio restringido a unos pocos-, en ciertos sectores de la sociedad española parece seguir perviviendo un sentimiento de auto-marginación al respecto. El origen del mismo, a nuestro juicio, pudiera encontrarse en la confusión entre el acto de la posesión y la experiencia del goce estético. Mientras que el primero puede estar acompañado del segundo este último, sin embargo, no necesita de la adquisición para materializarse. Lo que en el mundo del arte queda restringido a un número limitado de personas es, efectivamente, el mercado, la compra de obras de arte. De ahí que nos sigan resultando sumamente sorprendentes los argumentos esgrimidos por algunas personas para justificar su total desinterés por estos eventos. El más socorrido es que, si no vas a comprar, no hay ningún motivo para asistir, como si de una tienda de zapatos se tratara.

En el fondo de argumentos de esta naturaleza subyace un divorcio anacrónico entre el arte contemporáneo y el público español, ese mismo público que acude en masa a exposiciones sobre el Impresionismo o figuras relevantes de la historia del arte nacional como Picasso o Dalí sabiendo de antemano que, dichas obras, están totalmente fuera del alcance de sus bolsillos. No se trata ya de que no exista en el país, como de hecho sucede, una amplia y consolidada práctica coleccionista que apueste por el arte contemporáneo. Se trata, simplemente, de que este no es “comprendido”, lo que parece condición sine qua non para el goce estético.

A esto tendríamos que añadir cierta separación, a mi juicio ficticia, entre el arte y el ocio, entendiendo el primero en su sentido más amplio, englobando las artes plásticas pero también la música, la danza, la literatura y demás expresiones sensibles de la creatividad humana. A pesar de los innegables avances en la democratización de la cultura y el arte aún no se vislumbra en el horizonte cercano esa deseable generalización de “una actitud más receptiva y sensible a las emociones estéticas” en el conjunto de la sociedad. El arte como experiencia de ocio estético, capaz de influir notablemente en el desarrollo personal y social, parece no haber calado todavía de forma convincente en el imaginario popular. Por el contrario, toca enfrentarse a demasiados prejuicios que en muchos casos hunden sus raíces en la tradición y tienen la finalidad de afianzar un orden establecido: el arte no es productivo, no pertenece, ni nunca pertenecerá, a ese ámbito de los “activos” al decir de Nietzsche.

Demasiados factores siguen contribuyendo al afianzamiento de este orden de cosas. Sirva de ejemplo el modelo educativo español, donde la formación en la creatividad y el pensamiento crítico -pilares fundamentales de modelos altamente competentes como el finés- ni están ni se les espera. La escasa presencia de la estética y la educación artística en la escuela española no es más que un síntoma del “valor” otorgado a estas materias en el seno de la sociedad. No es una prioridad para la sociedad, de ahí que no lo haya sido para ninguno de los gobiernos. Mientras las grandes empresas tecnológicas como Google apuestan cada día más por las humanidades, consolidándose una alianza que tiene visos de perdurar en el tiempo, España avanza a trompicones en la integración de estas materias en su modelo educativo.

Eso por no hablar de la errática política cultural, de la pasividad de un Ministerio de Cultura que ha postergado indefinidamente su papel de coordinador y diseñador de estrategias de actuación; de la instrumentalización política del arte por parte de los gobiernos autonómicos; de la alianza perniciosa entre el arte, el ladrillo y otras tantas burbujas bochornosamente inconfesables; del inexplicable aislamiento de una comunidad, la artística, que ha vivido alimentada por la mano envenenada de las administraciones públicas y no ha tenido ni tiempo, ni ganas, de actualizar un tanto sus consideraciones a nivel ideo-estético, amén de otros niveles más pragmáticos.

Pero a pesar de los errores de base; de la infravaloración consciente que desde el “poder disciplinario” que definiera Foucault se hace de la cultura y el arte; o de los resultados en términos económicos de unas ferias de arte que no quedan, naturalmente, fuera de la “lógica” del mercado; la última palabra deberíamos tenerla los espectadores. Es hora ya de despojarnos de vetustos prejuicios y viejas manipulaciones. Para criticar, hay que conocer. La ignorancia no debería ser motivo de orgullo. Y si la excusa para no asistir a ARCO es el elevado precio de las entradas, pues os recuerdo que la oferta durante esta semana no se limita al macroevento del recinto ferial de IFEMA. La agenda que os propongo a continuación no es más que mi recorrido personal por los entresijos del arte contemporáneo.

 

18 de febrero:

19:30. Dentro del programa AfterARCO el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia invita a la conferencia pública “El museo contemporáneo: alternativas” impartida por Ticio Escobar, comisario, profesor, crítico de arte y autor de obras extraordinarias como “El arte en los tiempos globales” y “El arte fuera de sí”.

19:30. Regresan Los Carpinteros a IvoryPress. El dúo de artistas cubanos inaugura este día su segunda exposición en la galería madrileña, que llevará por título Bazar. En esta ocasión Los Carpinteros se alejan del formato al que nos tenían acostumbrados, la instalación, para exhibir una serie de trabajos de pequeño y mediano formato.

19:00 – 22:00. Como parte del programa AfterARCO las galerías de ARTE_MADRID (c/ Doctor Fourquet y Barrios de las Letras) proponen el Late Night Opening!, una apertura especial para visitar las exposiciones. Galerías participantes: Bacelos, García Galería, Fúcares, Galería Alegría, Casa sin Fin, Galería Espacio Mínimo, Galería Louis 21, Maisterravalbuena, Marta Cervera, Galería Moisés Pérez Albéniz y Nogueras Blanchard.

20:00. Inauguración en la galería Liebre (c/ Doctor Fourquet 30) de la exposición Y nos hicimos mayores del joven artista madrileño Guillermo Peñalver.

 

19 de febrero:

Sala Alcalá 31: desde el 19 de febrero y hasta al 30 de marzo la sala albergará la muestra titulada ¿Finlandia? como parte de la feria internacional ARCO 2014. El país invitado al evento expondrá en esta ocasión una selección de obras de los artistas emergentes finlandeses Jonna Kina (Helsinki, 1984), Erika Erre (Helsinki, 1979), Sara Bjarland (Helsinki, 1981), Jan Soppela (Turku, 1974) y Bita Razavi (Teherán, 1983).

 

20 de febrero:

ARCOTANGENTE: la premisa de esta iniciativa es la contestación a un modelo de feria que, dependiente de la lógica del mercado, deja fuera a artistas y público que no puede pagarse el precio de la entrada. Si la idea del coleccionismo está aún muy asentada sobre la premisa de la posesión y el consumo, ArcoTangente promueva las licencias libres, las descargas y el “hazlo tú mismo”. Si quieres conocer más sobre esta iniciativa sólo tienes que acercarte el jueves 20 a la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid o el Domingo 23 a la valla de obra de la c/ Príncipe 14. Allí encontrarás las obras participantes en formato postal a modo de RegaloUrbano y por detrás llevarán el link a la web de ARCOTANGENTE donde se podrá descargar la obra original.

 

Del 19 al 23 de febrero:

ARCO 2014: con suerte, la edición de este año será algo menos decepcionante que las de años anteriores. No añadiré nada más. Lo mejor de ARCO son los ríos de tinta que corren a posteriori.

Lugar: Pabellones 7 y 9 de IFEMA.
Horario: V 21 Feb 12:00-20:00
S 22 Feb 12:00-20:00
D 23 Feb 12:00-20:00
Precio: Viernes 21 y Sábado 22: 40€ (IVA incluido)
Domingo 23: 30€ (IVA incluido)
Entrada General + Catálogo: 66€ (IVA incluido)
Estudiantes:
Viernes 21, sábado 22 y domingo 23: 20€ (IVA incluido)
Entrada Estudiantes + Catálogo: 50€ (IVA incluido)

ART MADRID´14 CIBELES: la novena edición de esta feria que parece consolidarse en el panorama artístico de la ciudad inicia su andadura con varias novedades. Además de estrenar sede en uno de los sitios más emblemáticos de Madrid, la feria pondrá el acento en conseguir un equilibrio entre el arte de las vanguardias históricas y la creación emrgente española. La feria acoge este año a 50 galerías de arte y pone en marcha el programa de Nuevos Coleccionistas con el objetivo de facilitar la adquisición de obras de arte.

Lugar: Galería de Cristal del Palacio de Cibeles (C/ Montalbán 1, junto a la Plaza de Cibeles).
Horario: X 19 Feb 11:00-21:00
J 20 Feb 11:00-21:00
V 21 Feb 11:00-20:00
S 22 Feb 11:00-22:00
D 23 Feb 11:00-20:00
Precio: 10€ General – 5€ Reducida (Jubilados, parados y estudiantes).
Niños gratis hasta 12 años

JUSTMAD5: la feria de arte emergente elige también estas fechas para exhibir algunas novedades en su quinta edición: su nueva localización en el edificio del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, así como un planteamiento renovador consistente en apostar por el arte emergente nacional y extranjero. A través de su programa MyFirstJust la feria dará visibilidad a  participantes inéditos mientras que en JustOnPaper es el formato el que alcanza protagonismo.

Lugar: sede del COAM, c/ Hortaleza 63.
Horario: J 20 Feb 18:00-20:00
V 21 Feb 13:00-22:00
S 22 Feb 13:00-22:00
D 23 Feb 11:00-20:00
Precio: 8€ General – 5€ Reducida (Estudiantes, desempleados, mayores de 65
y grupos de más de 10 personas).

 

Del 21 al 23 de febrero:

JÄÄL PHOTO: la segunda edición de la feria de fotografía más joven de Europa. El espíritu de esta iniciativa financiada totalmente con capital privado queda resumido en estas líneas que podemos leer en su página web: “La filosofía de jäälphoto se concentra en la difusión de la fotografía más joven, novedosa y actual, para lo cual contamos con galerías jóvenes, que han comenzado hace poco su andadura y que vendrán con una arriesgada selección de artistas, menores de 40 años. Queremos apoyar a este tipo de galerías que en muchas ocasiones se quedan fuera de otras ferias por su juventud sin dejar de integrar en el mismo espacio galerías consagradas que mantengan la misma frescura que caracteriza al evento”.

Lugar: hotel Chic&Basic (c/ del Conde de Romanones 6).
Horario: V 21 Feb 12:00-22:00
S 22 Feb 12:00-23:00
D 23 Feb 11:00-21:00
Precio: 5€/ por persona y día
10€/ pase para tres día pos persona.

 

LO QUE ACABA CON FEBRERO.-

  • Galería Astarté: “Almalé y Bondía. Infranqueable” (hasta el 23 de febrero)
  • Fernández-Braso: “Generaciones juntas” (hasta el 1 de marzo)
  • Parra & Romero: “Lara Almarcegui” (hasta el 15 de marzo)
  • Blanca Soto Arte: “Manu Muñoz” (hasta el 25 de febrero)
  • Helga de Alvear: “Angela Bulloch. Pentagon Principle” (hasta el 15 de marzo)
  • Distrito 4: “Iñaki Gracenea. Memorabilia” (hasta el 28 de febrero)
  • Sala Canal de Isabel II: “Nicolas Müller. Obras maestras” (hasta el 23 de febrero)