Existe una calle en Madrid que resume el espíritu de la ciudad. No es una gran calle longitudinalmente hablando. Ni siquiera es una calle pequeña. Estamos hablando de apenas 96 metros de empedrado encajado entre Ballesta y la Corredera baja de San Pablo, una única manzana a resguardo del emblemático edificio de Telefónica, a tan...